Home / Tu hogar / Despejando espacios
Tener la casa impecable y con las menos cosas a la vista posible, ayuda a que tu hogar se vea más limpio, organizado y y te haga sentir más cómodo y en un ambiente cálido y hogareño.
Antes de querer tirar todo en casa, piensa solo en lo que te estorba, a veces compramos algo y no tiramos el empaque o lo dejamos guardado “para cuando se ofrezca”. Olvídate de todo esto que te estorba y ve deshaciéndote de ello.
Coloca cajas de tela o cestos de mimbre en áreas comunes para que todos en casa puedan colocar ahí los objetos que se encuentren. Así no tendrán pretexto para mantener el orden en casa.
En lugar de cambiar todo de habitación y llevar el caos a otro lado de la casa, categoriza y etiquétalos. Poder colocarlos en un lugar especial para ellos es mucho más sencillo que arrumbar todo por ahí. 
Así como puede que tengas dos blusas igualitas, puede que tengas objetos y accesorios duplicados, ¿para qué te sirven dos licuadoras o 2 cafeteras cuando realmente solo usas una? Regala o vende todo lo que tengas en casa y que no uses.
En tu habitación, tener 3 botes de crema o 5 perfumes todos a la mitad significa solamente que usarás más espacio. Ve deshaciéndote de los envases que tienen menos producto para despejar el espacio, aunque no lo necesites, es preferible tener áreas limpias.
¿Quiere más espacio en tu clóset? Durante el verano es claro que no vas a usar la ropa abrigadora, pero ¿cuánto tiempo tienen guardados esos vestidos de tirantes? Si tienes ropa que no has usado en los últimos dos años, es casi seguro que no los usarás próximamente. Puedes donar la ropa que esté en buenas condiciones y tener mucho más espacio en tus cajones y en el clóset.
Aunque cambies de blancos frecuentemente, seguramente hay un juego de sábanas que tiene mucho que no usas, despídete de ellas.
Da un recorrido por casa habitación por habitación para ir eliminando poco a poco todo lo que estorba y que está ocupando un lugar que no le corresponde.